¿Arrendar una propiedad sin preocuparse por el arrendatario? Es posible

Hemos hecho múltiples campañas para promocionar nuestro servicio de arriendo inteligente y nos hemos sorprendido por algunas respuestas que nos han dado nuestros suscriptores; claro, quiza de entrada muchos piensen que se trata de: (si soy arrendatario) “– ¿No pagar más mi arriendo?. — Me parece sospechoso, creo que se trata de una estafa”–.

El hecho es que la mirada de este concepto de Arriendo Inteligente no va dirigido a los arrendatarios sino al propietario, es decir, al dueño del departamento; que también por ser un concepto un poco innovador despierta curiosidad y un sin número de preguntas.

El foco de este sistema de arriendos viene fundamentado (ya hace un tiempo atrás) por el dolor de cabeza que muchos arrendatarios generan a los propietarios. Una vez supimos de alguien que arrendó su inmueble por su cuenta y, por mala suerte el arrendatario dejó de pagar el canon mensual alegando problemas económicos, para más tenía una mascota que se hizo notar en los pisos y paredes de la propiedad… el asunto concluyó con 10 meses de deuda y al final, luego de salir el arrendatario del depto, el propietario tuvo que correr con los gastos (incluidos los daños a la misma).

Por esta y más historias (esperemos que no sea tu caso) decidimos que lo mejor es un sistema en el que el cliente tenga un canal seguro donde frente a cualquier eventualidad reciba su pago de arriendo mensual, y además un equipo maestro que se encargue de remodelar (pintar, cambiar pisos, mantención, etc) antes y después de que cada arrendatario haya terminado una temporada en la propiedad.

Y… sabemos lo que estás pensando… ¿por qué quieren asumir ese “dolor de cabeza”? La respuesta es sencilla, y la palabra clave es EXPERIENCIA, esa que nos ayuda en la selección del arrendatario (y de la propiedad), y además en el equipo de respaldo que tenemos para hacerlo de la mejor manera posible; y un sistema que da trabajo a muchos ejecutivos que están entrenados para atender hasta los casos más infrahumanos.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Chatea directamente con un ejecutivo