Dime en qué año naciste y te diré que tipo de jefe eres

Hoy estamos celebrando el día de trabajador, y por eso decidimos escribir un artículo dedicado a conmemorar este día, déjanos tu comentario, queremos saber qué te pareció.

Muchos estudios avalan que cada generación ha tenido patrones similares en cuanto al trato con sus subordinados en el área de trabajo, y esto se ve influenciado por factores, ya sean sociales, políticos, económicos, etc; que determinan la conducta de las personas; aunque sabemos que cada quien es diferente, esas circunstancias condicionan la manera de entender el poder. Independientemente de que tan certero sea para ti o no, este estudio representa los rasgos comunes según los años en que estas generaciones nacieron.

  • Generación Tradicionalista (nacidos antes de 1956).  Gracias a Las circunstancias sociales de la época (generalmente conservacionista y muchos paises en guerra), no es de extrañar que sus principales dificultades estén en la conciliación (había que trabajar muy duro y no cuestionarse nada) o la comunicación eficaz, más allá del ordeno y mando. Por el contrario, destacan en unos valores muy arraigados y en el trabajo en equipo.
  • Generación ‘Baby Boomer’ (entre 1956 y 1970). Esta generación son los considerados actualmente profesionales senior. Otorgan gran importancia a los objetivos organizacionales, se esfuerzan en transmitirlos y en identificar las oportunidades de desarrollo de sus colaboradores, como puntos fuertes. Sin embargo, siguen teniendo dificultades en la conciliación y en trasladar el disfrute en los equipos como parte inherente al trabajo bien hecho.
  • Generación Y o Millennial (entre 1982 y 1992). Han crecido con la tecnología en una sociedad abierta. Crecieron viendo el trabajo duro de la generación anterior, y no quieren repetir los mismos errores; entienden las ventajas de la colaboración, hacen un reconocimiento y una comunicación más directa y rápida que las generaciones anteriores, como puntos fuertes. Sin embargo, su compromiso con la organización no es tan sólido. Como jefes, sus fortalezas están en trasladar los valores en el día a día y en la consecución de objetivos. Sin embargo, sus áreas de mejora se centran en el trabajo en equipo con sus compañeros o el liderazgo colaborativo, que la generación posterior les reclama.

También te puede interesar Linea 3 del metro de Santiago traerá crecimiento inmobiliario en el 2019

Las circunstancias sociales nos condicionan a todos y aunque cada persona sea un mundo, no cabe duda de que existen diferencias generacionales más o menos acentuadas. Este es el motivo por el que se comienza a proponer dentro de las empresas una nueva habilidad en los líderes: entender y apreciar la diversidad, la cual no solo es de género, sino también generacional. En la medida en que los jefes tengan sensibilidad a las diferencias entre las personas, podrán aprovechar mejor el talento de los profesionales independientemente de su edad. Y el primer paso comienza por entender qué aportan y cuáles son sus ventajas competitivas. Solo así se consiguen crear empresas más robustas y más eficientes y una sociedad más justa con las oportunidades profesionales.

¿Te gustó? Escríbenos tu comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Chatea directamente con un ejecutivo